Evolucion del concepto del analfabetismo | Blog The Smart Reading
Evolucion del concepto del analfabetismo
2 Mayo, 2017
Teorías actuales sobre la lectura | Blog The Smart Reading

Teorías actuales sobre la lectura

La lectura abarca un complejo conjunto de procesos mentales que incluyen información de dos clases: ● lingüística (sobre el significado, la sintaxis, el vocabulario, la forma del texto, las letras, etc.); extralingüística (sobre la situación comunicativa, el objeto al que el texto se refiere, al modo de tratar la información, etc.). Para comprender un texto el lector debe activar los conocimientos lingüísticos y extralingüísticos que tiene almacenados en la memoria e integrarlos con los que el texto expresa de manera explícita e implícita. La mayoría de los autores que describen el proceso de lectura se basan en modelos elaborados a partir de investigar cómo proceden los lectores experimentados, a los que llaman “expertos”. En consecuencia, es más común encontrar descripciones de cómo leen los estudiantes, “no expertos” o “novatos”, en oposición a los “expertos”, que descripciones basadas en sus propias capacidades y formas de leer. Veamos primero qué se dice respecto de los “lectores expertos” y, luego, qué puede extraerse de ello en relación con los estudiantes.

LOS LECTORES EXPERTOS NIVELES DE LECTURA.

Van Dijk y Kinstch (1983), dos autores muy influyentes, plantearon que la lectura se realiza en niveles secuenciales, porque la capacidad de memoria o recuerdo no permite retener toda la información de una vez. Los procesos que describen estos autores son automáticos, es decir, el lector los realiza sin darse cuenta. ● Primero el lector toma como información que entra en su memoria la superficie del texto, es decir, las palabras, sus relaciones y las ideas que van expresando el significado del texto, en el mismo orden en que aparecen en él. ● Posteriormente elabora una representación mental de esa superficie. Una prueba de que el lector es sensible a la superficie del texto es que realiza pausas en los finales de frases y oraciones, segmentando mentalmente unidades de información. En la superficie del texto hay muchas ideas, que estos autores llaman “microestructuras”. ● Luego el lector verifica a qué se refieren las microestructuras o ideas leídas. Si encuentra que esa lista de ideas se refiere coherentemente a algo, la conserva para seguir procesándola mentalmente. Si encuentra que le falta información, inicia procesos para completarla, que se conocen como “inferencias”. El resultado de hacer inferencias es complementar informaciones y volver el texto más coherente. A esta segunda reconstrucción que hace el lector se la conoce como “texto base”.

Publicación de la oficina regional de educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *