Teorías actuales sobre la lectura | Blog The Smart Reading
Teorías actuales sobre la lectura
2 Mayo, 2017
¿Donde sueles leer? | Blog The Smart Reading
¿Dónde sueles leer? ¿En tu cama, en el patio o en una cafetería?
2 Mayo, 2017
Evolucion del concepto del analfabetismo | Blog The Smart Reading

Evolución del concepto del analfabetismo

La Alfabetización es un proceso social, que se relaciona con la distribución de conocimiento dentro de la sociedad. Por lo mismo, se puede comprender como un derecho de las personas y un deber de las sociedades: no hay posibilidad de alcanzar una democracia efectiva, mientras gran parte de la población se mantenga fuera del acceso a la lengua escrita. (UNESCO – INNOVEMOS, 2012) El concepto de analfabetismo ha evolucionado acorde a los propios cambios de la sociedad y el aumento de las exigencias en relación a la cultura escrita. En primera instancia (VI Conferencia General de la UNESCO de 1958), se comprendió en términos absolutos como la ausencia de destrezas elementales de lecto-escritura y cálculo. Sin embargo, la dicotomía alfabeto/analfabeto reduce la condición a un conjunto mínimo de habilidades de lectura y de escritura sin dar cuenta de la gradualidad de su adquisición y uso en distintos contextos sociales.

Se puede resumir que el concepto de alfabetización ha cambiado en tres aspectos centrales.

  • Primero en cuanto al objeto (el qué), desde el manejo de destrezas básicas hacia la de un proceso continuo de adquisición de habilidades y conocimientos, en el cual es posible y necesario distinguir niveles de logros en lectura, escritura y matemáticas. 
  • También ha cambiado la noción del sentido (para qué), desde una perspectiva que reducía su funcionalidad a lo productivo, a una que la relaciona con las exigencias sociales, laborales y comunitarias del contexto, así como del propio desarrollo personal.
  • Más recientemente, ha surgido una diferencia en relación al sujeto (a quién), pasando de una orientación a la alfabetización de personas a una mayor relevancia dada al contexto en que se desarrolla el proceso de alfabetización y sus consecuencias, con el surgimiento del concepto de “entorno alfabetizado” como un elemento esencial del debate sobre cómo vincular la adquisición de competencias de lectura y escritura con su uso. De esta manera, el objetivo no es sólo enseñar a leer y escribir a las personas, sino asegurar condiciones para que las personas lean y escriban. Se trata de desarrollar la cultura escrita promoviendo CEPAL – Serie Políticas Sociales N° 198 El analfabetismo funcional en América Latina y el Caribe… 8 sociedades alfabetizadas, que otorguen valor social a estas habilidades, y se comprometan con el aprendizaje permanente.

Esto tiene implicancias importantes sobre las políticas y sus estrategias. Si la alfabetización se concibe como la adquisición de competencias básicas de decodificación de grafías sencillas de la escritura, se necesitan campañas simples y breves. Si, en cambio, se entiende como un proceso que habilite a los individuos para el aprendizaje permanente, las políticas deberán buscar asegurar la adquisición de las competencias básicas que permitan a las personas utilizar lo aprendido en su vida cotidiana y continuar aprendiendo. (UNESCO – INNOVEMOS, 2012)

LA MEDICIÓN DEL ANALFABETISMO FUNCIONAL :

Al igual que el concepto, los modelos de evaluación del analfabetismo y la alfabetización también han evolucionado desde un enfoque dicotómico (alfabetizados y analfabetos) a la utilización de pruebas con estándares que reconocen una continuidad en distintos niveles de adquisición de una competencia en ámbitos variados (UNESCO, 2005).

No obstante, persiste una distancia entre el concepto y su operacionalización. El concepto es complejo en significados y en dimensiones, al abarcar no sólo las capacidades de las personas sino también los contextos sociales que las condicionan y que inciden en su desarrollo o en su pérdida. Sin embargo, su medición se concentra en las capacidades o atributos de las personas (“habilidad para identificar, entender, interpretar, crear, comunicar y calcular, mediante el uso de materiales escritos e impresos, relacionados con distintos contextos” o tener cierto número de años de escolaridad), en desmedro de la evaluación de los entornos y contextos en los cuales los sujetos demuestran sus habilidades (Bujanda & Zuñiga, 2008). Si los llamados “entornos alfabetizados” no son incorporados en la medición, éstos no son visibles para tomar decisiones.

Las mediciones actuales de alfabetismo enfocan fundamentalmente el nivel de competencias de lectura y matemática relacionándolas con textos en prosa, en esquemas o gráficos, que se presentan, en la vida diaria, en avisos de diarios o periódicos, textos de noticias o textos científicos. Dichos estímulos tienen diferentes niveles de dificultad, de manera que los instrumentos puedan evaluar los distintos niveles de competencias de la población (Infante y Letelier, 2013). Un avance importante se ha experimentado en el caso de la educación de personas adultas. Para lo cual UNESCO creó el Programa de Evaluación y Monitoreo de la Alfabetización (LAMP), del Instituto de Estadísticas1 , que emplea una encuesta realizada a una muestra de adultos (de 15 años o más) para identificar el rango completo de alfabetismo. Esta medición considera desde las competencias más básicas hasta las competencias necesarias para participar plenamente en una sociedad de aprendizaje. (UNESCO, 2008).

LAMP, al igual que otras mediciones desarrolladas anteriormente por países de la OCDE2 , examina el alfabetismo en tres dominios diferentes de la lectura, sin abordar la escritura: la lectura de textos continuos (prosa), la lectura en textos discontinuos o esquemáticos (documentos), y el uso de números. El desarrollo de esta medición se enfoca en países en desarrollo con un conjunto de familias lingüísticas y de escritura bastante amplio. De la región de América Latina y el Caribe, participan en esta medición El Salvador, Paraguay y Jamaica. Los resultados de Paraguay ya han sido publicados y el resto de los países será publicado durante 2013.

La última medición de habilidades en adultos realizada en países de la OCDE y publicada en 2013, avanza en incorporar las nuevas habilidades requeridas a partir de los cambios en la forma de vivir y trabajar que han generado las nuevas tecnologías de información y comunicación (TIC). Esta medición toma como punto de partida las significativas transformaciones a nivel social y económico que han ocurrido en las últimas décadas y el impacto que tiene sobre las habilidades básicas requeridas para la inclusión funcional de las personas. Así, avanza en medir las habilidades en contextos tecnológicos (OCDE, 2103). 1 http://www.unesco.cl/medios/biblioteca/documentos/Programa_monitoreo_eval uacion_alfabetizacion_lamp.pdf. 2 La Encuesta Internacional de Alfabetización de Adultos (IALS) y la Encuesta de Alfabetización y Destrezas para la V

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *